miércoles, 12 de diciembre de 2007

La Mirada Sartreana

El hombre a lo largo de la historia ha recorrido largos caminos y ha avanzado a pasos agigantados en la busqueda de la tecnología y la ciencia.

Grandes mentes han abierto un mundo de posibilidades para el resto de los seres humanos en areas medicas, físicas, químicas, tecnológicas,sociales, filosóficas etc; siendo una de las figuras mas relevantes del pensamiento "humanista", como él mismo lo define, Jean Paul Sartre.

Este filósofo en su libro "El Ser y la Nada" nos propone que el hombre, al poseer una dimensión social, no es un ser aislado, y su relación con el otro, se nos presenta como aquel que nos reafirma nuestra propia existencia.

La experiencia que el otro nos da, Sartre la llama "La Mirada", cuando el otro nos mira captamos en él no a un objeto, sino a un ser del que se pueden esperar cosas. La mirada del otro nos hace conscientes de nosotros mismos pues el otro nos objetiva, por esto trae consigo los sentimientos de alegria, pena, verguenza y orgullo: miedo ante la posibilidad de ser instrumentalizados por el otro, vergüenza de hacer manifiesto nuestro ser, orgullo al captarnos a nosotros mismos como sujetos.

Será entonces, bajo la mirada del otro, que me puede acoger desde la hostilidad o desde la aceptación, como podemos reconocernos y aprehendernos.

Cuando alguien nos mira, sentimos que estamos frente a otra subjetividad, no ante un mero objeto, sino ante una conciencia como la nuestra. Del otro que se nos hace presente de este modo podemos temer que se enfrente a nuestros proyectos o sentimos que estamos delante de un ser con el que podemos contar, o al que nos podemos oponer, delante de un ser que nos valora y pone en cuestión lo que somos, lo que queremos, nuestro ser.

Nuestro conocimiento del otro, no es mera conjetura ni algo probable, sino un dato que vivimos con evidencia. Para sartre la presencia del otro es necesaria para nuestro propia autoconciencia, somos conscientes de nosotros mismos en la medida en que el otro nos valora, nos estima, odia, quiere, detesta, etc. La presencia del otro como sujeto, su mirada, tiene un valor tan importante que sólo mediante ella se puede decir que somos conscientes de nosotros mismos.

Pero para Sartre “la esencia de la relación entre las conciencias es el conflicto”, ya que para él la presencia de otra subjetividad en mi vida es, en realidad, una intromisión; más aún, trae consigo mi cosificación, mi dejar de ser sujeto para pasar a ser un objeto, un instrumento del otro que me mira.

De la cosificación hablaremos más adelante...

3 comentarios:

Josémdg dijo...

No sabía que Sartre hablara de todo esto. Ahí si dice lo mismo que el cristianismo.
Interesante el blog, Saludos.

Carolina Canave dijo...

Sipo, en el fondo nos configuramos también en relación al otro en la medida que "yo no soy aquél", en oposición y contraste ,no sé si eso lo diga Sartre, pero a lo que sí se refiere es a un concepto fundamental que es le de la "responsabilidad" ya que el hombre en la medida que está arrojado al mundo, carente de un dios que lo guíe, debe crearse su propio proyecto, orientarse hacia un fin y esto es verdaderamente la existencia; dicha responsabilidad surgue en la medida que soy soy responsable de mí, de mis acciones y elecciones, pero también de los otros en la medida que la subjetividad no es estrictamente individual sino que incluye a los otros como parte de mi autoconfiguración: la intersubjetividad surge en la relación de comunicación o conflicto de las subjetividades entre los individuos.
En el fondo entender al otro es todo un conflicto, pucha que cuesta...
Saludos.

Ale!!! dijo...

uf cosificació/sujeto/relación buenos conceptos y extraños de tratar...


muy tratados en el arte, que es mi especialidad de la que puedo tomar este punto, como tb la relación entre sujeto y sujeto, hasta el momentyo que uno de ellos se transforma en objeto, es una relación de opresión muchas veces...


sujeto-objeto, es un tema muy tocado desde el arte yaq ue siempre se ha tratado de desmantelar el concepto que deja como huella lo llamado objeto, por ejemplo desde la vista del artista a su "musa" inspiradora (termino que se ha tratado de sacar y destruir , desde los grupos de artistas feministas)en este caso la "musa" se cosifica o se transforma sencillamente en el objeto de admiración y que debe ser transformado más aún de loq ue ya es desde el artista, en un objeto intocable y perdurable para todos aquellos espectadores.


es una relación que se ha trado de dejar de lado especialmente ahora cuando el arte es transitorio hasta uno parte objeto y espectador( ver hapenning: mezcla tatro, realidad, escenas, poesia , todo transitorio)